¿Qué es el gas GLP?

El gas licuado de petróleo o autogas se trata de una mezcla de butano y propano, gases limpios con un alto poder calorífico, combustión limpia, facilidad de almacenamiento y transporte y bajo coste.

Se presenta, a nivel internacional, como el carburante alternativo a la gasolina o diésel más utilizado en el mundo con más de 15 millones de usuarios.

El autogas es almacenado, transportado y distribuido en fase líquida. Dicho producto se comercializa a través de una red de estaciones de servicio donde, mediante una sencilla y rápida operación de llenado, similar a la de los carburantes normales (gasolina y diésel), se realiza el repostaje de los vehículos

Ventajas del uso del gas GLP

Económicas
Con un vehículo adaptado a gas (Autogas GLP) se obtiene un ahorro entre un 40-50 % en carburante. El ahorro es debido al menor coste del carburante, que se sitúa en valores cercanos a la mitad del coste de la gasolina.

Medioambientales
De las numerosas ventajas del gas (Autogas GLP) la más importante puede ser su contribución a mejorar la calidad del aire, en especial en zonas urbanas, donde la contaminación atmosférica entraña un grave riesgo para la salud humana, y reduce la calidad de vida de todos los ciudadanos. El autogas es la opción más eficaz para convertir la actual flota de vehículos de gasolina en más ecológicos.

El gas (Autogas GLP) es un carburante limpio y económico que permite una mejora rápida y efectiva de la calidad del aire, gracias a su reducida emisión de hidrocarburos, ya que ningún componente del mismo está clasificado como gas de efecto invernadero.

Seguridad
El uso del gas (Autogas GLP) como carburante en automóviles, en contra de lo que pueda parecer, es tan seguro o más como lo pueda ser la gasolina o gasoil.

El gas (Autogas GLP) en automoción está sometido a unas fuertes reglamentaciones y homologaciones europeas, regulando tanto los elementos instalados como las propias instalaciones.

La conversión de un vehículo a autogas debe ser realizada por talleres especializados y homologados para esta tarea. Posteriormente, debe ser legalizado en ITV, resultando de esta manera apto para circular usando gas (Autogas GLP) como carburante.

Potencia
Los equipos que se usan para adaptar vehículos a gas (Autogas GLP) utilizan la tecnología más moderna y han evolucionado de manera importante en los últimos años, dando unos resultados espectaculares tanto en prestaciones como en fiabilidad.

Actualmente, debido a este gran avance tecnológico, los vehículos no obtienen merma de potencia apreciable por el conductor usando gas (Autogas GLP) respecto a la gasolina.

Autonomía
Como norma general, podríamos decir que un vehículo adaptado a gas (Autogas GLP) multiplica por dos su autonomía. Al adecuarlo se le instala un segundo depósito para el gas GLP, manteniendo inalterable el depósito de gasolina, y porque una vez realizada la adaptación, puede funcionar indistintamente a gasolina o gas GLP.

La capacidad del depósito de gas (Autogas GLP) puede variar entre 35 y 160 litros, dependiendo del vehículo que se adapte y del hueco disponible para su instalación. De media un vehículo a Autogas GLP puede recorrer 500 km utilizando sólo gas (Autogas GLP).

Duración y mantenimiento
La duración del motor de los vehículos que utilizan gas (Autogas GLP) es superior, de una manera muy notable, al que utiliza gasolina debido al menor desgaste de los cilindros y segmentos del motor que se obtiene con el uso de este carburante, ya que a diferencia de la gasolina, una mezcla homogénea, controlada y bien distribuida en los cilindros con el aire, facilita una combustión más limpia y completa.

De la misma manera las averías que pudieran producirse en el sistema de gas (Autogas GLP), instalado en el vehículo, tienen un coste muy reducido debido a la sencillez de los componentes que forman el sistema de gas GLP.

En el caso de comparar un vehículo a gas (Autogas GLP) con uno diésel existe una diferencia notable en cuanto al mantenimiento a lo largo de su vida útil, ya que cualquier operación de mantenimiento será siempre más barata en el vehículo a autogas al ser, en definitiva, de gasolina.

Pero este hecho se hace aun más patente e importante en el caso de las averías. Un vehículo a autogas presenta normalmente menos averías y de haberlas son mucho menos costosas. Su justificación es muy sencilla, a diferencia de los diésel, los a gas (Autogas GLP) normalmente no montan componentes caros y complejos al no tener generalmente turbo, bombas de alta presión, inyectores complejos, caudalímetros complejos, etc., por lo que no hay probabilidad, en ningún caso, de tener averías en estos componentes, mientras en los vehículos diésel es relativamente frecuente encontrarlas a lo largo de su vida útil y el coste de las mismas es muy elevado. La duración del motor de los vehículos que utilizan gas (Autogas GLP) es superior, de una manera muy notable, al que utiliza gasolina debido al menor desgaste de los cilindros y segmentos del motor que se obtiene con el uso de este carburante, ya que a diferencia de la gasolina, una mezcla homogénea, controlada y bien distribuida en los cilindros con el aire, facilita una combustión más limpia y completa.

De la misma manera las averías que pudieran producirse en el sistema de gas (Autogas GLP), instalado en el vehículo, tienen un coste muy reducido debido a la sencillez de los componentes que forman el sistema de gas GLP.

En el caso de comparar un vehículo a gas (Autogas GLP) con uno diésel existe una diferencia notable en cuanto al mantenimiento a lo largo de su vida útil, ya que cualquier operación de mantenimiento será siempre más barata en el vehículo a autogas al ser, en definitiva, de gasolina.

Pero este hecho se hace aun más patente e importante en el caso de las averías. Un vehículo a autogas presenta normalmente menos averías y de haberlas son mucho menos costosas. Su justificación es muy sencilla, a diferencia de los diésel, los a gas (Autogas GLP) normalmente no montan componentes caros y complejos al no tener generalmente turbo, bombas de alta presión, inyectores complejos, caudalímetros complejos, etc., por lo que no hay probabilidad, en ningún caso, de tener averías en estos componentes, mientras en los vehículos diésel es relativamente frecuente encontrarlas a lo largo de su vida útil y el coste de las mismas es muy elevado.

¿Qué vehículos se pueden adaptar al gas GLP?

Cualquier vehículo que funcione a gasolina técnicamente puede ser adaptado para el uso de gas (Autogas GLP) como carburante, sea cual sea su uso, siendo posible tanto en nuevos como usados.

Anteriormente, en España sólo estaba permitida la adaptación de vehículos a gas (Autogas GLP) para uso profesional en determinados sectores, como era el del taxi. Tras la modificación de la legislación que lo regula, actualmente, ya está permitida la adaptación de cualquier vehículo de gasolina a gas GLP, independientemente del tipo o del uso que se le vaya a dar.

De esta forma cualquier particular puede transformar su vehículo para que funcione a gas (Autogas GLP) y circular legalmente, igual que si de un vehículo gasolina normal se tratase.

No obstante, tras un cambio reciente de la normativa española que regula la legalización de reformas en vehículos no todos los modelos que se comercializan en España pueden transformarse en la actualidad.

¿En qué consiste la adaptación del vehículo?

En la conversión de un vehículo a gas (Autogas GLP) el motor no sufre ningún tipo de manipulación ni modificación. La instalación requiere de un depósito adicional de gas (Autogas GLP) sin necesidad de alterar ni manipular el depósito original de gasolina del vehículo.

Más información

Para más información, entrar en www.realegas.com


talleres.german@hotmail.com
contacto@eltallerdegerman.com

954 409 097 / 654 556 286

Contacto rápido pulsando AQUÍ.

Estamos en la Calle Hockey, 19
41020 Sevilla

Horario de Invierno (Septiembre a Junio)
Lunes a viernes de 9.00 a 14.00 y
de 16.00 a 20.00

Horario de Verano (Julio y Agosto)
Lunes a viernes de 7.00 a 15.00
Desarrollado por Adrián Sandoval Pérez                                                                                                                                                                                 El taller de Germán ®    2013-2014 Copyright ©